Por Jose Alberto García Mediavilla.

En una bonita mañana soleada y con buena temperatura nos fuimos juntando en la estación de tren Rosa de Lima, para  partir hacia Pradoluengo a la IV carrera solidaria de la senda de la Muñeca, una vez de saludarnos y despedir algún lesionado y desearle pronta recuperación partimos hacia nuestro destino.

Llegamos a la campa que servía de aparcamiento y allí aparcamos después de seguir las instrucciones de los colaboradores, allí ya empezamos a saludar a nuestros compañer@s que a muchos hace meses que no les veía y a comentar la buena mañana y lo que nos esperaba. Nos dirigimos a por los dorsales y dejar los alimentos solidarios,  nos íbamos parando cada poco para saludar a la gente, una vez puesto los dorsales nos hicimos las fotos reglamentarias del grupo y luego los tragalpinos etc.

Ya en la salida en buena armonía y con buena temperatura dieron el pistoletazo de salida y salimos la marea multicolor esta vez cuesta abajo y eso era un hormiguero de colores y unas vistas de postal, salí con Juanjo y Sanjuanes que lo iban hacer andando como yo,  y se hizo un taponcillo en la bajada que cuando llegamos los últimos ya se había disuelto, ya en la carretera encontramos al primer lesionado que volvía le dimos ánimos y seguimos  andando perdiendo de vista a los corredores, llego Pitu y nos dijo que la mitad del recorrido había que hacerlo en 2 horas, nos pusimos a trotar y al alzar la vista vimos una pendiente de esas que te quitan el hipo con la gente subiendo en fila de a uno y que parecían hormigas de colores de lejos, y dije después del pueblo lo dejo después de trotar unos metros y ver que notaba la rodilla les dije que seguirían ellos trotando que yo seguiría andando, empezamos a subir y ya pasamos algunos hasta coronar la torreta y descender a Pradoluengo, a lo lejos otra subida de hormigas nada más salir del pueblo. Llegamos al primer avituallamiento  al final del pueblo,  bebimos y para arriba y empezamos a pasar a más gente y ya me salió la vena de Barruelano y tragaleguas viendo que iba bien, dije vencer o morir (me decía sino he abandonado nunca ninguna carrera, hoy no va a ser la primera) y puse velocidad de crucero  y para adelante y en la bajadas me pasaban a los que  les pasaba yo en las subidas. Veíamos las paredes que nos esperaban y las hormiguitas de colores, hicimos un medio grupo de tragaleguas, miércoles a correr, de Briviesca, Santurce, etc  y nos vimos tantas veces que ya éramos como de la familia, además nuestros compañeros de Briviesca llevaban cascabeles y lanzaban su canto de guerra que nos hacían sonreír y se nos hacía más ameno, hasta la cuestona de 3 kms que cada uno subió como pudo y nos desperdigamos. Me ate los machos agache la cabeza y para arriba con paso firme a por esos 3 kms, la cara de la gente que iba dejando era un poema, subías y subías y no veías el final, tomamos el refrigerio en el 12 km y continuamos  lo que quedaba de cuesta, al llegar arriba se divisaban unas vistas que el esfuerzo había merecido la pena ( las montañas nevadas, el paisaje para un lado para otro, para donde miraras) y para abajo, casi engancho con Juanjo y Sanjuanes pero en la bajada se me volvieron a ir, nos adentramos en el monte de hayas y con la sombra era otra cosa, pero había que prestar mucho ojo al terreno ya que podías resbalar. Salimos del monte y volvimos a subir y bajar hasta el último avituallamiento, donde repostamos y a por el final, de allí ya me quede solo ya que los demás empezaron a correr, me iba pasando hasta el tato, casi todo era bajada alguna pequeña subidita y había que tener precaución por la hierba, parecía que no se acaba nunca hasta que vi el cartel de 21 kms y un pequeño esfuerzo y llegue a meta entre aplausos que fueron de agradecer y a por el refrigerio para reponer  la sed que estaba en  la bolsa del corredor y misión cumplida por una buena causa.

Después fuimos a la piscinita a poner a remojo las bisagras y el agua estaba algo fría pero fue de agradecer para las piernas, allí charlamos con otros aventureros y de cómo no iba  ser menos de" las cuestecitas".

Una vez después de refrescarnos, estuvimos con los campeones ( 1º Luis Alberto, 2º Joel, 3º Jordi (los Abueso ya tienen relevo generacional)en chicas 1ª Natalia, 2ª Rebeca, 3ª Leticia (tragalpino))  y felicitándoles, charlamos un poco con la gente y nos fuimos despidiendo de la peña y vuelta para Burgos.

Desde aquí mando saludos a toda la organización que estuvo chapo y nos trato de maravilla, a la gente que no paro de animarnos y sobre todo a su representante Gabri  que ha hecho posible tal evento, y nos ha dejado aportar nuestro granito de arena para esa causa benéfica.

No me queda otra que saludar a toda la familia tragaleguas sobre todo a esos compañeros tragaleguas que  hemos compartido kilómetros de  carrera , tragalpinos, bolillas, miércoles a correr, que bien vas, los de Briviesca y toda esa gente con la que estuve en la carrera y si alguno me dejo que se dé por saludado y que sepáis que para mi sois todos unos campeones como Luis Alberto simplemente por haberla acabado y ha sido un placer y un privilegio andar a vuestro lado.

Por último que todos los lesionados se recuperen pronto  y estén entre nosotros lo antes posible,  y muchos ánimos para nuestro compañero y amigo Timoteo.

Operation timed out after 5001 milliseconds with 0 bytes received

Noticias relacionadas: