por Jesús Andrés…
 
Esta mañana parte de la sección de montaña Tragalpinos-Tragaleguas no hemos dirigido hacia Monasterio de Rodilla, la idea era  hacer un entrenamiento de montaña, pensando en las próximas pruebas a las que tenemos pensado asistir.
A este entrenamiento han acudido:Pablo( el de Ibeas ), al que un pastor que estaba con sus ovejas y cabras,  ha dicho que esta loco, no hace mas que subir y bajar cuestas, esta peor que mis cabras ( la verdad que luego nos ha demostrado que tenia razón ), Héctor, Vicario, Jesús ( asturiano 2 de Mieres ), José Luis Monge, Enrique de Frutos, Richard  Badia ( que esta preparando la transcanarias, una prueba de 130 km ) y el que esto escribe, Jesús ( ingeniero del volante ).
Al llegar a Monasterio de Rodilla, con una temperatura muy buena para entrenar en montaña, hemos dejado los coches en la ermita románica  Nuestra Señora del Valle, esta ermita es el mejor ejemplo de basílica de estilo románico construida en España.
Esta situada al fondo de un estrecho valle, donde una fuente nos brinda sus abundantes aguas, aunque este año, menos debido a la falta de lluvias y nieves.
 
Desde aquí iniciamos nuestra particular ruta de montaña guiados por Pablo, nos dirigimos a la entrada del pueblo y por allí, sin calentar, iniciamos una larga y dura subida  hacia la subestación  de Fresno de Veleta, aquí hay 17 aerogeneradores.
Esta primera subida ya  nos aviso de lo que nos esperaba, después de bajar un rato continuamos hacia Santa Olalla de Bureva por caminos, pistas, disfrutando del contacto con la naturaleza y de la imponente visión de unos corzos muy grandes, estaban de buen año. Continuamos y subimos a la peña del Hurón, 1079m. Desde lo alto se divisa un espectacular paisaje, se ven los montes de Oca, la Sierra de la Demanda y la sierra de Atapuerca y hoy como el día estaba claro se divisaba  la sierra de las Manblas.
 
Continuamos corriendo por laderas y valles donde abundan las fuentes y manantiales, correr entre pinos donde hemos vuelto a divisar corzos, hemos  corrido por la  vía romana  “de Italia en la Hispanidad “, por el camino de Santiago  que  se  denomina, vía Bayona. Correríamos por donde correríamos la naturaleza nos envolvía, eso si, la dureza de las cuestas nos ah dejado en muchos casos casi sin aliento.Atravesamos Santa Olalla de Bureva, que debe su nombre  a santa Eulalia, una joven que mereció la gloria del martirio  durante la persecución de Diocleciano a principio del X IV.  Continuamos por una pista hasta llegar a Quintanavides situado al pie del monte Pelado 1095m., este pueblo en 1033 se llamaba Quintana de Convides. Por el pueblo pasa una calzada romana y es paso del camino santiago vía Bayona. En este punto  iniciamos el regreso hacia  el punto de partida, subimos por una larguisima y durísima cuesta hasta el alto del monte Pelado y después de bajar, subir, perdernos un poco, atravesar campos de cultivo, ver mas corzos, y ya con la lengua fuera, cuando llegamos al monte  de Veleta, donde están los molinos de viento y se ve la ermita, al amigo Pablo se le ocurrió el decirnos de subir hasta el mirador, casi nos lo comemos. Nos han salido 21,350 km, disfrutando de la naturaleza, pero muy duros.
 
No os voy a decir que me haya divertido, pero si que me ah gustado, a sido un entrenamiento de calidad, muy duro, un poco largo, pero muy ameno y disfrutando de la compañía de auténticos especialistas de la montaña.
 
Sed buenos, os tengo en mis oraciones y buen camino peregrino.

Noticias relacionadas: